¿Qué es una dirección IP?

Todo el tiempo escuchamos hablar acerca de la dirección IP. Sin embargo, pocas personas saben en realidad de qué se trata. A continuación, vamos a contarte todo lo que tenés que saber para conocer mejor a la dirección IP.

¿De qué hablamos cuando hablamos de dirección IP?

 

IP significa Internet Protocol. En español, protocolo de Internet. Es el nombre de un protocolo de comunicaciones que se dan a través de la red. Luego, existe la dirección IP. Esta es el número que se elige o que es asignado dentro de la red. Es la manera que tiene Internet para saber quién es el que lleva a cabo los diferentes movimientos. Es, visto de otra manera, una especie de matrícula que permite identificarse cuando se está en Internet.

Tipos de direcciones IP

 

Podemos decir que hay dos grandes grupos de dirección IP. La dirección IP pública y la dirección privada. Te contamos en qué consisten.

Dirección IP Pública

 

Una IP Pública es la dirección asignada por el ISP. Son empresas que dan acceso a Internet. Es la dirección que sirve para identificarse en el interior de la red cuando se conecta. También hay algunas fijas, pero estas direcciones tienden a ser dinámicas. Van cambiando cada una determinada cantidad de tiempo sin que una persona se de cuenta.

Lo que hay que saber es que nadie puede navegar si no tiene una dirección IP. Ningún sitio puede estar online sin tener asociada una dirección IP. Cuando alguien “googlea” algo, el navegador traduce ese texto a una dirección IP. Ello, para poder conectarse a la página y, desde allí, acceder al contenido en su interior.

Dirección IP Privada

 

En lo que refiere a la dirección IP privada, es la que se usa en redes privadas, como la que se crea en el interior de una vivienda cuando se conectan varios dispositivos electrónicos mediante una red WiFi. Cuando esto sucede, cada uno de los dispositivos cuenta con una dirección IP propia. Para que no haya conflicto entre los dispositivos, cada uno va a tener una identificación diferente.

Las direcciones IP se conforman de cuatro números de hasta tres cifras, separados por tres puntos. Existen miles de combinaciones con estas numeraciones y hay tres rangos que se reservan para las direcciones IP exclusivamente.

¿Cómo se accede a la dirección IP?

 

Como hemos dicho con anterioridad, la dirección IP es el identificador con el que una persona en un dispositivo sale a la red. Por eso, siempre es bueno conocer cuál es la dirección IP pública que se tiene. Para poder encontrarla hay diferentes alternativas. El método utilizado dependerá del sistema operativo que se use. No obstante, la manera más fácil de hacerlo es recurriendo a un sitio web especializado. Hay muchos sitios de esta índole y es una forma de hacerlo del modo más sencillo para no depender de las características propias del sistema operativo en particular.

Relación entre la dirección IP y los servidores web

 

Los sitios web se crean mediante archivos. Estos se almacenan en un ordenador que los transforma en interfaz. Esta interfaz es lo que todos los usuarios pueden ver a través de la red. El ordenador que guarda esta información es un servidor. Por su parte, cuenta también con una o con más direcciones IP que lo identifican.

Desde la masificación de Internet, se crearon los dominios comprendiendo la imposibilidad de guardar todas las direcciones IP que iban surgiendo. A través de los dominios se enlaza a la IP del servidor mediante el DNS (Sistema de Nombres de Dominio). Esto simplifica el proceso para poder acceder a una página web.

El DNS es el que se encarga de hacer la traducción de los números de una dirección IP en un nombre de dominio. En otros términos, convierten el dominio escrito en el navegador y dirigen al usuario hacia un servidor al que apunta el dominio.